Actualmente colaboran en las colecciones de Zurita, comunidades de tejedores quechua quienes se han especializado en la creación de textiles en camélidos. Las tradiciones y valor patrimonial de sus textiles son difíciles de medir. En muchos casos se realizan pedidos de los textiles que la comunidad acostumbra hacer y en otros casos tenemos el desafío de crear nuevos.

Las particularidades de estos textiles caracterizan a cada comunidad y puede estar dado por el tipo de materia prima y su origen, tradiciones entorno a su confección, elección de colores y sus significados como también en términos prácticos la abundancia mayor de un cierto color sobre otro o la especialización de un tipo de hilado de los tejedores del grupo (fino, grueso, doble etc.). Estas son algunas cosas que influyen en el tipo de tejido en la que cada grupo se especializa.

Gabriela crea después de haber interiorizado esta información, filtrando cuales cree son las que no deben intervenirse, por ejemplo el exclusivo uso de hilado manual (ya sea en rueca o huso) garantizando que la fibra proviene de animales de trato amable y que forman parte de las civilizaciones andinas desde tiempos precolombinos.

Diseñar textiles diferentes a los que la comunidad acostumbra hacer, puede significar un gran impacto no necesariamente positivo (en el patrimonio, en las tradiciones y en el proceso practico-productivo.

El tiempo que requiere un proyecto nuevo es incalculable. El proceso de creación de un nuevo diseño textil pasa desde el boceto o esquema para compartirlo con los tejedores. Tras revisar las ideas se piensan las soluciones técnicas. Las primeras muestras se realizan y se puede decidir cuáles pueden ser las elegidas para la nueva colección. A veces solo el cambio de colores en una misma ligadura y combinación puede durar varios meses en ser traducidos en muestras físicas en la que se deben prever las complejidades que pueden ocurrir en la reproducción posterior en una producción de mayor escala de estos diseños.