Tras realizar muestras y moldaje se debe planificar la producción de la colección. En el caso de Zurita esto sucede tras cada presentación a los compradores retailers de la colección de la temporada.

No necesariamente el mismo equipo que estuvo en la etapa de la creación de los diseños se dedica a su reproducción. Zurita da atención especial en trabajar cercanamente con los talleres de confección y así poder asegurar que las prendas fueron hechas con dedicación y en un ambiente laboral amable. Los talleres de confección dictan sus precios y tiempos de confección. La marca se caracteriza por producir volúmenes exclusivos o series limitadas, es decir un volumen bastante acotado.

En la producción seriada se pasa por el proceso de corte de las prendas, cortando varias capas al mismo tiempo así aprovechando el corte para varias prendas (corte con guillotina textil). Algunas piezas o prendas requieren el corte con tijera, por ejemplo la seda o los textiles artesanales. El tiempo dedicado a estas prendas es mucho mayor en el corte. Luego se pasa a la confección, que en general son el tratamiento de cierre del borde de la tela (máquinas de coser ovelock) para evitar el deshilachado y luego la unión de piezas con la máquina de coser recta. Entre los pasos en general se requiere el tratamiento de planchado antes de continuar uniendo.

Terminaciones como bastas invisibles, ojales, pegado de botones requieren de maquinaria especial o se realizan a mano.

Actualmente toda la confección de Zurita es realizada en Santiago de Chile.