TINTORERÍA NATURAL

En todas las regiones de América donde se desarrolló el arte textil los artesanos se valieron de aquellos tintes disponibles en sus localidades. En Mesoamérica como en los Andes dos de los tintes más destacados fueron el rojo y el azul. El rojo intenso provenía de dos fuentes principales, uno de origen vegetal, de las raíces de un arbusto (Relbonium sp.) y otro de origen animal, que se obtenía del extracto de la cochinilla, un insecto parásito de una especie de cactus. La gama del azul se conseguía de una papa negra que crece en el altiplano andino, pero más común era el que se obtenía a partir de una planta de la misma familia que el índigo asiático. El azul intenso se preparaba mediante una combinación de esta planta con sustancias minerales que servían para intensificar el color, conseguir matices y fijarlo a las fibras (Museo Chileno de Arte Precolombino).

> Ver todas las técnicas textiles