Test

 

 

 

En la etapa diseño de una colección se define el 80% de la sustentabilidad de un producto. Zurita ha diseñado un sistema que clasifica los productos en categorías que definen cualidades específicas que estas líneas de productos buscan fomentar; este orden propio de la marca genera un marco productivo general.
La diseñadora, Gabriela, mantiene una relación directa y estrecha con todas las personas involucradas en la cadena productiva. Los oficios y costumbres no quieren ser forzados sino fomentados, por lo que muchas decisiones de diseño están ligadas a las capacidades e intereses de las comunidad productivas que colaboran con la marca.
Integrar y conocer lo tiempos productivos además de la oferta de las materias primas y sus períodos de cosecha específicos, define la colección Zurita por sobre tendencias de moda internacional.
El desafío es generar un dialogo con las usuarias finales cuyo interés se propone atraer por la calidad de diseño, confección, materialidad sumado a la historia de su proceso creativo. El proceso de diseño recoge conocimientos de mercado, precios a público, precios a comerciantes como costos y capacidades productivas de artesanos y manufactura, tendencias y dirección de arte.
Es en la etapa de diseño dónde se define cuánto durará una prenda y para idear prendas no-desechables. Se diseña pensando en una gran calidad textil, para que confección de dichos diseños perdure en el tiempo y pueda ser heredada.

 

 

El moldaje de prendas de vestir en el caso de Zurita puede suceder antes de hacer un prototipo o después. Tradicionalmente el molde es reflejo o mapa constructivo del diseño. Aunque en algunos casos, sobre todo el trabajo con textiles artesanales, se elaboran piezas directamente al cuerpo o de planos geométricos que en su conjunto se transforman en piezas de vestir. Los moldes de mayor complejidad y cortes de sastrería tradicional son realizados por el profesional Ignacio Lechuga, que tiene el manejo de la sastrería tradicional; en cambio aquellos más experimentales por Gabriela.

Estas plantillas, permiten la reproducción de las prendas es decir serializar y repetir la producción. Una prenda tiene infinitas soluciones en moldaje y las determinaciones de cómo dar solución a un molde es parte fundamental del arte pero también de la sustentabilidad productiva que un producto tiene. Es aquí donde se determina por ejemplo cuanto material se requiere para cada prenda y la agilidad o complejidad productiva que tendrá cada producto.

 

 

Actualmente colaboran en las colecciones de Zurita, comunidades de tejedores quechua quienes se han especializado en la creación de textiles en camélidos. Las tradiciones y valor patrimonial de sus textiles son difíciles de medir. En muchos casos se realizan pedidos de los textiles que la comunidad acostumbra hacer y en otros casos tenemos el desafío de crear nuevos.
Las particularidades de estos textiles caracterizan a cada comunidad y puede estar dado por el tipo de materia prima y su origen, tradiciones entorno a su confección, elección de colores y sus significados como también en términos prácticos la abundancia mayor de un cierto color sobre otro o la especialización de un tipo de hilado de los tejedores del grupo (fino, grueso, doble etc.). Estas son algunas cosas que influyen en el tipo de tejido en la que cada grupo se especializa.
Gabriela crea después de haber interiorizado esta información, filtrando cuales cree son las que no deben intervenirse, por ejemplo el exclusivo uso de hilado manual (ya sea en rueca o huso) garantizando que la fibra proviene de animales de trato amable y que forman parte de las civilizaciones andinas desde tiempos precolombinos.
Diseñar textiles diferentes a los que la comunidad acostumbra hacer, puede significar un gran impacto no necesariamente positivo (en el patrimonio, en las tradiciones y en el proceso practico-productivo.
El tiempo que requiere un proyecto nuevo es incalculable. El proceso de creación de un nuevo diseño textil pasa desde el boceto o esquema para compartirlo con los tejedores. Tras revisar las ideas se piensan las soluciones técnicas. Las primeras muestras se realizan y se puede decidir cuáles pueden ser las elegidas para la nueva colección. A veces solo el cambio de colores en una misma ligadura y combinación puede durar varios meses en ser traducidos en muestras físicas en la que se deben prever las complejidades que pueden ocurrir en la reproducción posterior en una producción de mayor escala de estos diseños.

 

 

Tras realizar muestras y moldaje se debe planificar la producción de la colección. En el caso de Zurita esto sucede tras cada presentación a los compradores retailers de la colección de la temporada.
No necesariamente el mismo equipo que estuvo en la etapa de la creación de los diseños se dedica a su reproducción. Zurita da atención especial en trabajar cercanamente con los talleres de confección y así poder asegurar que las prendas fueron hechas con dedicación y en un ambiente laboral amable. Los talleres de confección dictan sus precios y tiempos de confección. La marca se caracteriza por producir volúmenes exclusivos o series limitadas, es decir un volumen bastante acotado.
En la producción seriada se pasa por el proceso de corte de las prendas, cortando varias capas al mismo tiempo así aprovechando el corte para varias prendas (corte con guillotina textil). Algunas piezas o prendas requieren el corte con tijera, por ejemplo la seda o los textiles artesanales. El tiempo dedicado a estas prendas es mucho mayor en el corte. Luego se pasa a la confección, que en general son el tratamiento de cierre del borde de la tela (máquinas de coser ovelock) para evitar el deshilachado y luego la unión de piezas con la máquina de coser recta. Entre los pasos en general se requiere el tratamiento de planchado antes de continuar uniendo.
Terminaciones como bastas invisibles, ojales, pegado de botones requieren de maquinaria especial o se realizan a mano.
Actualmente toda la confección de Zurita es realizada en Santiago de Chile.

 

 

En la artesanía si bien se acostumbran crear réplicas de los productos (repetición continua de un mismo producto) la flexibilidad en pequeñas diferencias es mucho mayor a las de un producto de diseño o de moda. El comprador de retail (dueño de una boutique) tiene como objetivo realizar una ágil venta en su espacio comercial y la venta de productos muy similares pero un poco distintos se dificulta enormemente.
En este sentido el trabajo más delicado es articular estos dos mundos, es decir, crear modelos de trabajo y encargo en las que se minimizan las irregularidades por parte de los artesanos y generar diseños que acojan la forma de producción artesanal más que entenderlas como un problema productivo.
La reproducción de los textiles se realiza una vez que los encargos de las tiendas a la marca han sido realizados. Los primeros en recibir encargos son las comunidades con las que se trabaja en la producción de textiles ya que es la tarea que más tiempo toma. En caso de Marcavi por ejemplo la comunidad tiene una organización interna notable y los encargos son repartidos a los tejedores de la comunidad, en su gran mayoría mujeres. Los pasos son abastecerse de fibra, ya sea de sus propios animales, de comunidades vecinas. La fibra se clasifica y limpia en seco, lo que puede demorar varios días. Ya que se trata de animales libres en su fibra se adhiere más material contaminante como pasto seco o espinas lo que se debe retirar manualmente.
De la fibra limpia se pasa a la etapa del hilado y en Zurita se trabaja exclusivamente con hilados realizados a mano con rueca o huso. Esta tarea a veces se realiza en el taller o durante el pastoreo. Una vez hilado suficiente hilo se tuercen dos hilos para formar el hilado final con el que armará el telar. El telar de pedales es preparado con los hilos de urdimbre con los metros necesarios.
El ancho de la tela con la que Zurita trabaja es de 60cms, medida que a los tejedores es cómoda tejer en sus telares artesanales. El tejido puede demorar varias semanas y sumado al hilado solemos hacer encargos con mínimo de dos meses de tiempo, dependiendo del volumen total.